Prótesis completa

La prótesis dental completa es un tratamiento del edentulismo total mediante aparatos bucales portadores de dientes artificiales, que reemplazan los dientes naturales perdidos y rehabilitan las estructuras óseas que se van atrofiando a lo largo del tiempo tras la pérdida de los dientes. Por lo tanto, no sólo sirven para mejorar la masticación, sino también el habla y la estética, que están muy deterioradas en el paciente completamente desdentado.

Prótesis parcial

Es un tratamiento dirigido a reemplazar dientes ausentes y las estructuras óseas que se van atrofiando a lo largo del tiempo tras la pérdida de aquéllos, mediante unos aparatos bucales, portadores de dientes artificiales, que se pueden y deben extraer de la boca para facilitar la limpieza de ésta y de aquéllos. Mejoran la masticación, la estética y el habla. Estos aparatos de prótesis removible se sujetan a algunos dientes naturales mediante dispositivos no rígidos, llamados retenedores (vulgarmente, ganchos), y a veces también descansan sobre el hueso cubierto de mucosa.

 

Esquéléticos

Las prótesis removibles metálicas, también conocidas como prótesis esqueléticas, pueden ser dentosoportadas (se sujetan del diente) o dentomucosoportadas (se sujetan del diente y de la mucosa, como es el caso del extremo libre de piezas dentarias), y se aplican cuando el paciente aún conserva algunos de sus dientes naturales. Son removibles, es decir, puede extraerlas y colocarlas el propio paciente.

Se elaboran mediante una estructura metálica (base metálica) colada (hecha de diferentes aleaciones, tanto nobles como no nobles), a partir de un patrón de cera creado manualmente y, con el uso de preformas, sobre los modelos de revestimiento. Los dientes y las reconstrucciones de la encía son de resina acrílica.

.